Go to Top

Etiología de los Sarcomas Felinos postvacunales (SAPI)

Desde hace unos 20 años se reconoce la asociación entre inyecciones (habitualmente vacunas) y sarcomas de tejidos blando en gatos. Esto ha sido confirmado histopatológica y epidemiológicamente en varios estudios, pero hasta ahora el mecanismo se desconoce.

En este síndrome clínico se desarrolla un sarcoma (habitualmente fibrosarcoma) en los tejidos subcutáneos o profundos de la zona interescapular o los muslos, lugares en los que comúnmente se administran inyecciones y vacunas. Se estima que entre 1 y 4 de cada 10.000 gatos vacunados desarrollará sarcoma asociado a puntos de inyección (SAPI).

 

fibrosarcoma_pos3quimiorx

 

Actualmente no se puede establecer el origen de estos tumores a ciencia cierta, y existen muchas dudas acerca de lo que ocurre realmente para desencadenar la aparición de esta neoplasia, sin embargo, como ya hemos indicado anteriormente parece existir una relación directa entre la administración de vacunas (como las de la rabia y la leucemia felina principalmente) e inyecciones y su aparición. En un primer momento su origen se atribuyo a reacciones inflamatorias persistentes asociadas a la presencia de adyuvantes vacunales. Esto fue así debido al hallazgo de hidróxido de aluminio (importante adyuvante vacunal) en el interior de macrófagos localizados en el tejido tumoral, por lo que se le considero como principal promotor de la reacción inflamatoria necesaria para el desarrollo del tumor. Los adyuvantes vacunales son aditivos químicos de las vacunas que incrementan la duración de la inmunidad en vacunas inactivadas y aumentan el nivel de inmunoestimulación en vacunas vivas atenuadas. Pueden evocar inflamación de los tejidos vecinos y en algunos casos incluso reacciones anafilácticas.

Actualmente se reconoce que la vacuna (ni cualquier otro fármaco inyectado), por si misma, no es suficiente para causar un sarcoma y que su desarrollo sólo se produce en gatos susceptibles, cuyas alteraciones genéticas (alteraciones en oncogenes y genes supresores de tumores) actúan como promotores de la transformación neoplásica en reacciones tisulares inflamatorias excesivas.

 

 

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *