Go to Top

GUÍA de CITOLOGÍA 3: Preparación de muestras sólidas

frotis

Una vez hemos obtenido la muestra mediante uno de los métodos descritos anteriormente debemos procesarla y prepararla sobre un portaobjetos para su posterior tinción y examen. Existen muchas técnicas diferentes, aunque en nuestro caso solo vamos a describir las que utilizamos habitualmente.


El procesado de muestras es diferente según su naturaleza, líquida o sólida, por lo que trataremos el tema por separado. Hablamos de muestras líquidas cuando al realizar una PAAF de una lesión quística o cavidad orgánica obtenemos gran cantidad de fluido que deberemos manejar de forma especial para preservar la morfología celular, y muchas veces someter a técnicas de concentración.

En Oncología, la mayoría de las muestras obtenidas serán sólidas o semi-sólidas y las depositaremos en el extremo de un portaobjetos para extenderlas sobre él lo más pronto posible. Para ello es vital no distanciar demasiado la punta de la aguja del portaobjetos , ya que en lugar de obtener una única gota, la muestra se dispersará en diferentes fracciones. (en muestras muy escasas es normal que ocurra)

 

Nosotros utilizamos 2 tipos de técnicas de extensión:
1. Técnica Squash o aplastada: es la técnica habitual, salvo en tejidos a priori de gran fragilidad celular como el aspirado de ganglio linfático. Una vez hemos depositado una gota de la muestra cerca del extremo de un portaobjetos utilizamos un segundo portaobjetos “extensor” que colocamos de forma perpendicular encima de la gota. Aplastaremos dicha gota con él al dejarlo caer sobre ella (sin ejercer presión , solamente su peso aplastará la muestra), y entonces desplazaremos el portaobjetos “extensor” hacia el extremo contrario sin levantarlo, deslizándolo por la superficie del primer portaobjetos. Si la muestra es gruesa podemos ejercer una presión mínima, pero con cuidado, ya que suele ser un error frecuente en el operario inexperto que provoca la rotura celular.

squash

 

 

2. Técnica de frotis sanguíneo: la más conocida por todos los compañeros. Personalmente solo la utilizamos en muestras sanguíneas, de ganglio linfático, o en muestras líquidas. Es de elección cuando queremos evitar la rotura celular en tejidos frágiles. La gota (menor tamaño) depositada en el portaobjetos se extiende con la ayuda de otro portaobjetos inclinado unos 45 grados sobre él. Si variamos el ángulo obtendremos extensiones muy gruesas (menor ángulo) y viceversa. Resaltar que debemos finalizar la extensión antes de alcanzar el extremo contrario, el deslizamiento debe ser suave y a velocidad uniforme y no debemos levantar el portaobjetos extensor hasta la finalización.

 

frotis

 

 

Consejos y Errores frecuentes que debemos evitar:

– Evitar que la muestra se coagule realizando la preparación y extensión lo más rápido posible.

– Si disponemos de material suficiente realizar varias extensiones, incluso alternando ambas técnicas.

– Evitar presionar el portaobjetos extensor, ya que es la causa más frecuente de rotura celular.

– Dejar secar las preparaciones al aire, el calor puede afectar a la morfología celular.

– No usar gotas grandes o gruesas para extender, favorecerá la agregación y acumulación celular.

 

 

 

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *