Go to Top

GUÍA de CITOLOGÍA 5: Tinción y Examen microscópico de las muestras

frotis

Una vez tenemos hemos obtenido una buena extensión en nuestro portaobjetos y ha secado correctamente realizamos su tinción con colorantes que nos permitirán diferenciar las diferentes estructuras celulares,  a la vez que las identificamos correctamente si es que aún no lo hemos hecho previamente.  Éste último paso suele ser olvidado con frecuencia, sobretodo en centros hospitalarios donde trabajamos varios compañeros a la vez ,por lo que aconsejo etiquetar la citología incluso antes de tomarla. Es un detalle que puede arruinar todo el trabajo al mezclar la extensión con otras muestras en el laboratorio.

Como colorantes solemos utilizar una tinción básica como es el  Diff-Quick que esta presente en el 99% de los centros veterinarios y es un método fiable, económico y rápido y nos permite diferenciar con claridad muchas estructuras. Todos estamos habituados a su uso para todo tipo de muestras clínicas. Personalmente realizo un buen lavado para retirar los resto de colorante, tomando la precaución de inclinar el portaobjetos sobre un pequeño  chorro de ssf o agua destilada si sospecho de la fragilidad de la muestra y temo arrastrar parte de la muestra. El secado como siempre al aire sin utilizar ninguna fuente de calor.

Así llega el momento de la verdad y, ¡ por fin podemos  realizar el examen microscópico! Todo el trabajo previo puede parecer perezoso, pero realmente con el paso del tiempo lo hemos  “automatizado” en nuestra cabeza y lo solemos realizar  mientras atendemos  a otros pensamientos que ronda nuestra mente, y  que normalmente giran en torno al posible diagnóstico del paciente. Sin embargo bajo mi punto de vista,  es importante revisar los pasos cada cierta frecuencia, con el fin de depurar la técnica t detectar posible “vicios” adquiridos.

 

“Que la muestra que depositamos en la pletina del microscopio haya sido correctamente tomada y procesada es vital para realizar un buen diagnóstico y elevar nuestra calidad de trabajo”

 

Buscamos unos minutos de tranquilidad, nos sentamos  y examinamos la muestra comenzando SIEMPRE por los objetivos de menor aumento (4x y 10x con luz media alta y diafragma apertura 60-80%)). No intentes decantarte por un diagnóstico, ya que este no es el momento adecuado y es muy probable que te equivoques. Limítate a echar un “vistazo” general a la muestra y obtener información tan valiosa como:

calidad de la muestra:  ¿células rotas?, ¿núcleos aplastados (múltiples líneas cromáticas)?, ¿ coloración uniforme?

Tipo de células y proporción : exclusivamente inflamatorias, sólo células tisulares o una mezcla de ambas.Diferencia claramente ambas estirpes ¿En que proporción?

-‘Agrupaciones celulares y morfología: ¿ células “sueltas”, formando agrupaciones pequeñas o grandes (trozos de epitelio) o ambas? En general tienen una morfología uniforme redonda, poligonal, o variable?

Fondo: por último olvida las células y céntrate en el fondo del campo en busca de posibles gránulos desprendidos de las células rotas y sustancias amorfas o restos.

 

Una vez tengas claro todo esto estaremos preparados para visualizar con objetivos mas grandes como 40x y 100x. A estas alturas tendremos más o menos claro si se trata de una neoplasia o no (inflamación/infección/displasia) y si es un tumor epitelial, mesenquimatoso o de células redondas.  Ahora observamos con detalle las estructuras celulares y características de malignidad e intentamos concretar ante que neoplasia o neoplasias concretas nos encontramos realizar un diagnóstico presuntivo o definitivo, apoyado en los signos clínicos y anamnesis previa.

 

 

 

 

 

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *