Go to Top

LINFOMA MULTICÉNTRICO en el perro

linfoma perro

Un nuevo caso de un Linfoma o Linfosarcoma (LSA) canino. Concretamente en un paciente macho castrado, Cocker Spaniel de 10 años de edad. Presenta adenomegalias generalizadas por todo el cuerpo como tumefacciones ganglionares de gran tamaño y consistencia firme. Están afectados los retromandibulares, poplíteos y prescapulares entre otros. El paciente se encuentra más o menos activo y con apetito,aunque en los últimos días ha mostrado se muestra más decaído.

Los análisis hematológicos realizados se encuentran dentro de los parámetros normales, tanto el hemograma como el perfil bioquímico, y la radiografía torácica no obtuvo hallazgos destacable. Se decidió realizar el PAF de varios ganglios (en estos caso es recomendable obviar los retrofaringeos que son fácilmente alterados por afecciones bucales y puncionar otros, a la vez que realizar  la punción con aguja fina, pero sin aspiración con jeringa, debido a la fragilidad de la estructura ganglionar).

Obtuvimos la siguiente imagen:

 

linfoma_perro_citologia2

linfoma_perro_citologia4

 

 

linfoma_perro_citologia3

 

Interpretación citológica

En una citología ganglionar normal prácticamente el 90-95 % de la población celular está constituida por linfocitos maduros. A su ve podemos encontrar alguna otra célula inflamatoria como neutrófilos, células plasmáticas, etc…pero siempre en una proporción menor al 5-10%. Cuando un ganglio reacciona frente a una agresion externa (infección, inflamación,…) el numero de linfoblastos o linfocitos inmaduros aumenta, no llegando a superar el 25 % en proporción total.

En un linfoma, al estar permanentemente inducida la replicación celular, el numero de linfoblastos se dispara, asumiendo practicamente el protagonismo célular llagando a alcanzar cuotas de hasta el total de la población. Para sospechar de un linfoma, debemos observar como mínimo que la población de linfoblastos supera el 50-60 %. En esta muestra estamos aproximadamente en un 90%.

El siguiente paso sería biopsia de ganglio para confirmar histopatológicamente el diagnóstico, inmunofenotipaje si las posibilidades económicas lo permiten, estadficación del paciente y decisión del protocolo quimioterapeútico a aplicar.  En esta caso empezaremos con un protocolo COAP de 8 semanas hoy mismo.

 

 

 

 

 

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *