Go to Top

Piometra e Hiperplasia Quística Endometrial

piometra

Las hembras canina enteras, sin esterilizar, están expuestas a numerosas patologías y enfermedades de carácter grave, que en cualquir momento pueden afectar a nuestra mascota. En nuestro centro, y en esta web, siempre defendemos la esterilización de nuestras perras en caso de que no queramos criar con ellas más adelante. Los beneficios son infinitamente mayores que las desventajas.

A modo de recordatorio, aunque en breve publicaremos un artículo explicando todo con mas detalle, lo recomendable es realizar la cirugía un par de meses tras finalizar el primer celo. Con una medida tan sencilla estaremos protegiendo a nuestras mascotas de multiples enfermedades como esta y tumores mamarios entre otros.

La piometra y la hiperplasia quística endometrial son patologías que afecta a las hembra enteras y que con eleveda frecuencia afectan simultaneamente al útero de la perra, ya que ambas suelen estar provocadas por un aumento de progesterona en sangre.

La enfermendad proviene de la interacción bacteriana con un endometrio anormal que ha sufrido cambios patológicos derivados de una exagerada respuesta a la estimulación de la progesterona ovárica. La progesterona durante el período de diestro del ciclo estral (9-12 semanas post-ovulación) se eleva a más de 40 ng/ml. La misma promueve o sostiene el crecimiento endometrial y secreción glandular, en tanto que suprime la actividad miometrial. De este modo se favorece la acumulación de las secreciones glandulares. Estas secreciones aportan un excelente ambiente para el crecimiento bacteriano, el cual a su vez se ve realzado por la inhibición de la respuesta leucocitaria a la infección que adquiere el útero bajo la acción de la progesterona. Los estrógenos aumentan los efectos de la progesterona sobre el útero. Debido a esto la administración de estrógenos exógenos (por ejemplo en casos de preñez no deseada) durante el estro o muy especialmente en diestro aumentan marcadamente el riesgo de padecer piómetra.

La HQE suele preceder a la piometra, y consiste en la evolución quistica del tejido glandular del endometrio bajo los efectos de la progesterona. Esta hiperactividad glandular se traduce en la acumulación del liquido intraluminal (muco o hidrometra) que a su vez favorece la infección bacteriana secundaria, y por tanto la piometra.

 

 

Existen dos tipos de piometra: abierta donde el cuello uterino se abre produciendo la descarga vulvar del contenido prurulento del útero, asi como la cerrada, y mas peligroa, en la cual el útero acumula el pus, distendiendose, incluso, provocando su rotura y peritonitis en algunos caso.

La mayoria de los casos son hembras de mediana edad con problemas hormonales previos (embarazos psicológicos, tratamiento anticelo, celos irregulares, etc…) Los síntomas aparecen 1-2 meses postcelo,  son múltiples: inapetencia, anorexia, fiebre, dolor abdominal, etc… pero especialmente la poliuria y polidipsia (beben mucha agua y orinan mucho), así como la descarga vulval d eliquido rojizo-purulento (en piometras abiertas) suele ser patognomónico.

De todas formas el diágnóstico es sencillo al realizar una ecografia. Las analítica nos mostraran una fuerte leucocitosis con neutrofilia (que no es constante en nuestra experiencia), asi como a veces una ligera anemia. Los parámetros bioquímicos son importantes de cara al pronóstico , ya que la infección uterina pueden extenderse vía hematógena al todo el organismo (septicemia) produciendo la muerte del animal. Solemos encontrar aumentos en la creatinina y paámetro hepáticos.

piometra_eco

En cuanto al tratamieno en nuestro caso la recomendación es simpre que el estado de la mascota lo permita, el quirúrgico. La ovariohisterectomia es curativa conjunto a un tratamiento con antibiótico y antinflamatorios. Además cuanto antes se realize mejor pronóstico tendremos al evitar las complicaciones secundarias.

En casos especiales (perras de elevado coste reproductor o casos no quirúrgicos por elevadídimo riesgo anestésico) se peude intentar un trtamiento médico que consiste en la administración de antibioterapia de amplio espectro, antinflamatoris, y un protocolo basado en aglepristona (alizine)  paa provocar la involución uterina.

Destacar que el exito del tratamiento medico en muchas ocasiones produce recidiva tras el siguiente celo, luego lo ideal a nuestro entender es la cirugia en ese moento, y si no es posible en cuanto este recuperada.

Esta patología tambien se da en gatas, pero con mucho menor frecuencia.

 

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *